Colaboración: Leonardo Moreno, jefe de Proyectos e  Iniciativas Estratégicas 

Hay herramientas que te pueden ayudar a emprender una estrategia corporativa  con éxito, sin embargo queremos contarte, desde nuestra experiencia, las prácticas más recomendables para que tu negocio logre el éxito que esperas.

… y es que, evidentemente, el éxito de una empresa es un camino extenso donde intervienen un sin número de factores que, aplicándolos de manera engranada, podrían ser la fórmula ideal para lograr alcanzar las metas empresariales.

Uno de los elementos más relevantes de dicha ‘fórmula del éxito’ es, sin duda, el planteamiento, implementación y seguimiento de una estrategia corporativa eficiente. La elección de ésta, además de determinar los objetivos a largo plazo, la adopción de medidas y utilización de los recursos que van a utilizarse, establece los sectores y mercados en los que la empresa decide competir, así como el valor que la va a diferenciar, lo cual lo es todo en un mercado tan fuerte como el actual.

Por ello, queremos compartirte nuestra experiencia y contarte cómo el equipo de Lafayette ha trabajado en construir la estrategia corporativa que nos ha convertido en referentes del sector a nivel regional.

¿Cómo determinamos nuestra estrategia corporativa?

Para Lafayette, el camino para elegir la estrategia empresarial, ha sido a través de un ciclo móvil que consiste, a grandes rasgos, en escoger, implementar y aprender.

Esta metodología consiste en tomar decisiones conscientes del camino a escoger para lograr los objetivos, lo que implica en la misma medida, considerar todos los escenarios que vamos a dejar en un “segundo plano”.

Implementamos acciones estratégicas de mediano plazo, y dependiendo del resultado, adoptamos las mejores prácticas para continuar encaminándolas  hacia a la consecución de objetivos.

No obstante, hay aspectos básicos y vitales, que además de funcionar para todas las empresas sin importar el momento en que se encuentren, ayudarán a dar los primeros pasos para definir la estrategia adecuada para el modelo de negocio de la empresa.

  • Escoger bien el cliente

Lo primero que debes hacer es reconocer que tu producto o servicio no es para todo el mundo, hay un segmento del público a quien, de verdad, puedes marcarle una diferencia con tu oferta.

El cliente que consideras ‘ideal’ ¿está dispuesto o capacitado  a pagar por tu producto/servicio?, ¿las personas de tu mercado les apasiona el tema que presentas?, ¿esta segmentación de público es rentable para tu negocio?, respondiendo este tipo de preguntas vas a estar más cerca de encontrar tu nicho.

  • Definir qué le vas a ofrecer

Más allá de analizar las cualidades del producto/servicio como tal (que esté vigente, que tenga buen margen de beneficio, el comportamiento de la competencia, la demanda y el consumo, etc.), debes determinar qué te va a diferenciar y cómo vas a acercar tu oferta al público.

  • Detallar cómo se lo vas a ofrecer

Según el perfil y las características que tenga tu público, podrás determinar las estrategias digitales o tradicionales de mercadeo que te resultarán útiles para generar el posicionamiento y las ventas que aspiras.

Por ejemplo, si tu público es joven, lo ideal es que te vayas por estrategias digitales no invasivas; pero  si es un segmento maduro, las estrategias tradicionales serán la que te proporcionen el ROI que esperas.

  • Planeación

Destinar un porcentaje de los recursos (tiempo, dinero, talentos, etc.) para planear las acciones que determinarán el camino que acogeremos a futuro; esta planeación dará un marco real para que, todos los miembros de la empresa, comprendan y evalúen la situación de la organización y así mismo se detecten los aspectos que requieren prioridad.

Sin embargo, un análisis sin acciones es infructuoso, por tal razón, es importante acoger las acciones exitosas, optimizarlas y seguir implementándolas.

Ingresos y egresos

  • Aprendizaje

Siempre ten presente que llegar al éxito requiere paciencia, esfuerzo, disciplina y perseverancia. Las mejores empresas no se crearon de la noche a la mañana, así que si las cosas no van bien, vuelve a  prototipar, a analizar y revisar cómo puedes moverte de manera rápida para sobrepasar el bache.

Sé receptivo con las retroalimentaciones de tus clientes, aun así, ten presente que el cliente no siempre tiene la razón, ¡pero el mercado sí!, por ello, mantente informado de los movimientos y nuevas tendencias que impactan a tu industria.

Por último, recurrir a consultorías, asesorías, talleres, eventos para participar en networking y todas las herramientas, siempre será buena idea para entender otras perspectivas y enriquecer la experiencia de aprendizaje.

Esperamos que esta información sea útil para acercar tu proyecto al camino del éxito. Sigue nuestro blog y mantente enterado de las mejores acciones que puedes realizar con tu emprendimiento.

Compartir en