Según estudios recientes de la Universidad Antonio Nariño, el 55% de las empresas que emprenden en Colombia, subsisten el primer año, el segundo el 41% y el tercero solo el 31%… ¿a qué se debe ese descenso?, ¿falta de recursos?, ¿dedicación y tiempo?, probablemente. ¡Emprendedor, evita seas parte de esta cifra! Continúa leyendo para que te enteres de más detalles.

En contexto 

Vamos a suponer que ya tienes definidas todas las características que tendrá tu producto o servicio, has trabajado duro definiéndolas, pero aún no estás 100% seguro de que tu cliente realmente necesitará o valorará la totalidad de dichas particularidades y tienes la incertidumbre de gastar recursos extra en su producción. 

Bien, aquí te contaremos sobre una metodología ideal para que, desde el momento cero, estés seguro de crear un producto estrella, ¡conoce todo sobre el Producto Mínimo Viable! 

¿Qué es el Producto Mínimo Viable (PMV)?

Producto Mínimo Viable

Empecemos diciendo que el PMV es uno de los conceptos básicos de la metodología Lean Startup, la cual se basa en descartar las prácticas imprecisas de los emprendimientos y enfocar los esfuerzos en construir productos o servicios que tengan verdadera aceptación en el mercado.

Por ello el PMV nos sugiere lanzar la primera versión de nuestro producto con el mínimo de características posible, con la intención de restar al máximo el margen de error de su acogida ante el público objetivo.  

Con la versión inicial del producto podemos recolectar, con el menor esfuerzo posible, información relevante de nuestros posibles compradores mediante una serie de métricas, que nos irá indicando el camino de las modificaciones y mejoras necesarias para contar con la mejor versión final del producto o servicio. 

¿Para qué sirve?  

Además de testear la viabilidad de nuestro producto, de evitarnos derrochar recursos, energía y emociones en un producto para reservarlas para un nuevo proyecto, el PMV es una forma ideal de: 

  1. Sustentar nuestro emprendimiento ante posibles inversores. Al poder mostrarles un primer prototipo de nuestro producto e incluso, métricas y tracción del producto en el mercado, causaremos un mejor impacto en la búsqueda de financiación.

  2. Generar validación temprana en el mercado más rápido, incluso consiguiendo ingresos antes de lo generalmente sucede.

  3. Tener las bases para desarrollar productos más elaborados o complejos de los que habías pensado inicialmente.

  4. Reducir costos, ya que podrás eliminar funcionalidades de tu producto no utilizadas por tus clientes. 

¿Cómo desarrollar tu PMV? 

Presta atención a estos 5 pasos que, según los expertos, puedas empezar a realizar tu PMV de una manera más eficiente: 

  1. Identifica a tu target: conoce los rasgos demográficos, culturales, geográficos etc., identifica qué buscan y cómo lo hacen, esto te ayudará a plantear el problema al cual quieres darle solución con tu idea de negocio.
  2. Estudia el campo: comprueba si el público al que quieres dirigirte, aquel cliente ideal, existe realmente.
  3. Identifica a tu competencia: analiza tu competencia directa e indirecta; conoce sus propuestas, precios, valor agregado y todas las características que tienen. De esta manera, podrás determinar qué tan competitivo es tu sector y cuánto está dispuesto a pagar tu cliente por tu producto o servicio.
  4. Construir el PMV: éste debe hacerse teniendo en cuenta los datos obtenidos en los puntos anteriores. Para construirloes importante que tengas en cuenta los comentarios de tus primeros clientes; recurrir a entrevistas, encuestas y focus groups te ayudará a organizar mejor la información.
  5. Feedback o retroalimentación con tus clientes: con tu propuesta, ya más aterrizada, regresa a tus clientes y pregúntales si estuviesen dispuestos a pagar cierta cantidad por aquello que tú ofreces con tu PMV. 

En definitiva, ser un emprendedor exitoso, no es fácil, pero tampoco imposible. Esperamos que este blog te ayude a garantizar y optimizar la inversión de tu empresa, creando el producto estrella y mejorando las condiciones que harán crecer tu negocio.

Lee también: 

Cómo sobreponerte a una crisis financiera 

Fuente 

Compartir en