Blog de Moda

23 diciembre, 2019

¿Qué pasa cuando una marca de moda trasciende su discurso de marketing y lo convierte en campañas con fines sociales…

¿Qué pasa cuando una marca de moda trasciende su discurso de marketing y lo convierte en campañas con fines sociales y educativos?  Surgen propuestas como la de Karibik, una firma que comparte su interés por el planeta y los discursos sociales de manera abierta con sus consumidores.

De cara al 2020 la marca lanzó una campaña llamada: Un año para tener más amor propio. Compuesta por fotografías e imágenes que le brindan al público ideas para afianzar este tema.

Hace trece años nació Karibik, una firma de vestuario colombiana cuya premisa era crear una empresa con propósito social.  De hecho, se concibió como una plataforma para generar cambios y trascender los tradicionales aspectos comerciales de una empresa y, destinar parte de sus recursos a elevar la consciencia de las personas.   Inicialmente, esta filosofía se trabajó de manera interna, sin embargo, a partir de muchos insights de los consumidores, la marca entendió que poseía una enorme capacidad para comunicar mensajes con un propósito educativo y un trasfondo social, premisas alineadas con la ideología de la firma.

Take Action fue la colección y la campaña que promovió el tema de la sostenibilidad desde acciones concretas hasta las prendas que se compran.

Paulatinamente, Karibik empezó a dar a conocer lo que la marca denomina: “revoluciones”, es decir, campañas cuyo foco principal no era el marketing de las prendas como tal, sino mensajes sobre lo que la firma es y en lo que cree. Esta estrategia se alineó con algo que está pasando con el mercado actual y es que las marcas deben ser 100% transparentes y comunicar lo que son; fue así como surgieron temáticas como: salvar el planeta, derrotar la cultura del odio, romper con los estereotipos de belleza, promover la compra local o el no uso de bolsas plásticas, entre muchos otros.

En esta campaña se le explica a los consumidores cuáles son las razones para comprar productos locales y de esta forma generar mejores condiciones a todos los involucrados en la cadena productiva.

El público

Para Karibik cada campaña trae consigo un reto diferente y, por supuesto, la marca es consciente que puede generar polémica e inconformidad entre algunas personas, pero también conectarlos de una forma mucho más cercana con otras, con aquellos que resuenan con el discurso. Temas afines a generaciones como los millennials o los centennials que encuentran en estas campañas un alto nivel de identificación; pues la marca no solo les brinda una completa propuesta de moda, sino también, discursos actuales con los que están alineados. 

En esta campaña Karibik enfatiza su compromiso con la sostenibilidad del planeta.

El feedback

Gracias a la transparencia en cuanto a comunicación, la relación con los clientes es muy cercana, pues ellos son muy abiertos para expresar sus opiniones y sugerencias, no solo sobre las campañas, sino sobre sus necesidades con respecto a la marca.   De hecho, existe una interacción constante en redes sociales, los puntos de venta, espacios como grupos focales o activaciones de marca. En todos ellos la fuerza de ventas está capacitada para entender las posturas de la gente frente a los temas que se tratan, además de sus necesidades como consumidores y, de esta forma, crear un portafolio robusto que les brinde todo lo que buscan y responder con la velocidad a la que va el mercado.

Un año para salvar el planeta es una campaña promoviendo acciones positivas para mejorar las condiciones ambientales que nos rodean y hacer conscientes a las nuevas generaciones de su responsabilidad con la Tierra.

La investigación

Para la realización de cada campaña el equipo se toma un buen tiempo en la investigación; desde la gestora de contenidos hasta el área de  mercadeo y la dirección creativa, comparten información y hallazgos. Además, se contactan con expertos que son fuente del tema. El objetivo es realizar campañas que no sean superficiales y que  posean el trasfondo que requieren estas temáticas.

El cuidado del planeta es uno de los temas de alto interés para generaciones como los millennials y los centennials, un nicho importante para la marca con quienes comparten estos temas.

Los retos

Para Karibik los retos no terminan y su evolución tampoco, pues poco a poco tienen la meta de no solo continuar con discursos firmes con el objetivo de generar impactos asertivos, sino también, ser cada vez más sostenibles desde diferentes ámbitos como el social, el ambiental y procurar una cadena de producción justa; pues las marcas de moda tienen una gran responsabilidad para cambiar procesos y productos como el integrar tecnología eléctrica a los temas operativos y de transporte.  En otras palabras, esta historia se está escribiendo y continuará con el ímpetu y la coherencia de una marca que cree fielmente en su potencial para cambiar el entorno a través de mensajes contundentes que procuran cambios y le dan otros contenidos al tradicional marketing de moda.

También te puede interesar: Sanas prácticas comunicativas para tu marca – Parte I

También te puede interesar: Sanas prácticas comunicativas para tu marca – Parte II

Te invitamos a seguirnos en Instagram, nos encuentras como @fashion_lafayette

La entrada Karibik, marketing que trasciende el discurso tradicional aparece primero en Lafayette Fashion.

Compartir en